Y aprendí a quererte y a odiarte

Queremos compartir con vosotros las palabras de Mari Carmen Plazas dedicadas al Síndrome de Ehlers-Danlos que padece.

 

… y aprendí a quererte y a odiarte, un
amor de esos que no se comprenden,
pero que van toda la vida de la mano.
Siempre supe que estabas a mi vera,
desistí buscarte y me acostumbré a tu
sombra. Un día fuiste tú quien me
encontró a mí.
Fueron sentimientos encontrados,
derrumbe, alegría, odiarte y quererte,
toda la vida buscándote y cuando te
encuentro, no sé qué hacer.
He aprendido a llevarte conmigo con
dignidad, a sonreir cuando me atacas y a
pelearme contigo si hace falta. No sé qué
persona habría sido sin ti, dudo que la
misma… tengo una fuerza interior que no
sabía que tenía, un aguante físico que
tampoco y, quizás, eso es gracias a ti.
Me das muchas cosas malas, quizás
demasiadas, pero sabes qué, soy
obstinada, así que tú también has de
aguantarme a mí, que no es poco.
A ti, mi fiel amigo, que sé que no me vas
a dejar ir…
A ti, el sin nombre.
A ti EHLERS DANLOS.

Mari Carmen Plazas

Por favor síguenos y comparte:

3 reflexiones sobre “Y aprendí a quererte y a odiarte

  1. Genial como lo describes! Ya sabes q tienes todo mi amor, en las duras y a las maduras! Si ya t queria antes del diagnostico ahora si se puede t quiero mas.

  2. que identificada me he sentido al leer tus escritos, se los pasaré a mi hijo para que los lea también, los dos somos sufridores sobre todo de las noches, gracias por haberlos escrito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.